Guía para el tratamiento del esguince de tobillo

El esguince de tobillo es una lesión de los ligamentos por excesiva torsión y estiramiento. Va acompañada de inflamación y de dolor que impide continuar con el movimiento del pie.

El esguince se puede dividir en tres grados, todo va a depender del impacto y del grado del desgarro del tendón.

TIPOS

Grado I. ESGUINCE LEVE: Se produce un estiramiento, una distensión del ligamento afectado. El paciente puede caminar, el tobillo se encuentra estable, el dolor es leve y se produce una rotura del 5% de las fibras. Periodo de reposo de 2 a 3 semanas. Zona dañada: Tibia

Grado II. ESGUINCE MODERADO: Se produce la rotura parcial del ligamento apareciendo dolor e inestabilidad en el tobillo. Existe dolor, hinchazón y dificultad para andar en puntillas. El paciente camina evitando el dolor. Se produce una rotura del 40%- 50% de las fibras, precisando un periodo de reposo de 3 a 6 semanas. Zona dañada: Peroné

Grado III. ESGUINCE GRAVE: Rotura completa  del ligamento, dolor intenso, deformidad e hinchazón. El paciente no puede caminar ni apoyar el pie en el suelo. Se precisa de 8 o más semanas para su cicatrización. Zona dañada: Ligamentos extendidos.

TRATAMIENTO

Existen varios remedios para su recuperación. Lo primero que tenemos que hacer es controlar la inflamación, posteriormente el dolor y por ultimo controlar la carga del peso. Para ello haremos lo siguiente:

– Elevar la pierna para permitir el drenaje.
– Aplicar hielo para reducir la inflamación y controlar el dolor. Se usaran bolsas y cremas para el dolor.
– Utilizar vendaje compresivo.
– Usar analgésicos para el dolor y la inflamación.
– Es recomendable usar muletas.

¿QUÉ TOBILLERA ELEGIR?

En el tratamiento del esguince hay que tener en cuenta el grado de lesión y si tienes esguinces con repetición. A continuación os mostramos una clasificación según tipos de esguince y tobilleras.

Grado I: se puede permitir el apoyo en el 2º día y realizar ejercicios de flexo-extensión. Es conveniente el uso de tobilleras. Podéis encontrar de neopreno como la Tobillera larga abierta Neolastic.

Grado II: a partir del 2º día se puede permitir el apoyo con el tobillo protegido con una tobillera elástica o con un vendaje funcional.

Grado III: empezaremos con la elevación del tobillo, vendaje compresivo, aplicación de hielo…Cuando la inflamación se haya reducido (en 1 semana), se adaptará una inmovilización durante 3 semanas para que la articulación se estabilice, para ellos utilizaremos tobilleras de neopreno que estabilizarán con vendaje en ocho, con estabilizadores, o con un vendaje en ocho con tejido transpirable.

PREVENIR LAS RECAÍDAS CON EL VENDAJE FUNCIONAL

El vendaje funcional es un tipo de técnica de inmovilización parcial utilizado en lesiones tendinosas, musculares y de ligamentos. Se denomina “inmovilización parcial” porque el vendaje limita ligeramente la movilidad en el sentido del movimiento en que aparece dolor o podría agravarse la lesión. En cambio, sí permite el resto de movimientos de la articulación.

La ventaja de este tipo de vendajes es que evita los inconvenientes de la inmovilización completa (pérdida de masa muscular, riesgo de pérdida de densidad ósea u osteoporosis, problemas de circulación, tromboembolismo…). También permite apoyar la articulación y moverla de forma relativa.

Los vendajes preventivos se realizan sin que haya una lesión previamente, pero tratan de minimizar el riesgo de sufrirla. Muchos deportistas, por ejemplo, llevan vendajes funcionales preventivos para evitar las lesiones de tobillo o esguinces.

¿Por qué se realiza?

El vendaje funcional se utiliza en patologías traumáticas y deportivas, para tratar lesiones articulares de hombro, codo, muñeca, dedos, tobillo, rodilla, tobillo, cadera o espalda, entre otras zonas del organismo.

Los objetivos de todo vendaje funcional son:

  • Mantener férulas en su sitio.
  • Inmovilizar o limitar los movimientos de las lesiones.
  • Disminuir el dolor y el edema de las lesiones.
  • Facilitar la regeneración de los tejidos, al permitir el movimiento.
  • Corregir las deformidades.
  • Facilitar y estimular el movimiento.
  • Prevenir las lesiones y sus recaídas por traumas indirectos.
  • Prevenir las posibles deformidades.

El vendaje funcional es una herramienta útil para tratar las lesiones, al evitar otras asociadas que pueden ocurrir con otros tipos de inmovilizaciones, tales como el yeso u otras técnicas. Y siempre debe ser aplicada por un profesional.

 

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies