La importancia de mantenerse hidratado en verano

El agua es uno de los elementos esenciales en nuestro organismo, tal es así que estamos formados por 40 litros de agua aproximadamente, un poco más de la mitad de nuestro peso corporal total. Sobrevivir sin ella sería imposible, ya que el agua es necesaria para que el cuerpo desarrolle sus funciones con normalidad. Por ello, mantenerse hidratado, y más durante las épocas de calor, es la clave para gozar de una buena salud.

 

 

 

Riesgos de la deshidratación

 

Cuando llega el verano y aumentan las temperaturas en nuestro ambiente, nuestro cuerpo reacciona de igual manera y su temperatura aumenta. Para disminuir los efectos del calor, nuestro organismo utiliza un mecanismo muy eficaz: sudar. Al sudar, perdemos líquidos y electrólitos, como podrían ser el potasio y el sodio, si no consumimos suficiente agua y no reponemos la que hemos perdido nos veremos en un problema serio.

Como consecuencia de esta no reposición de agua, el cuerpo se empieza a resentir y pueden llegar a darse síntomas de deshidratación, cansancio y mareos. Este estado puede empeorar todavía más y llegar a provocarnos fiebres, sequedad en la piel, convulsiones o taquicardia. Para evitar todo esto, es necesario mantenerse hidratado y reponer los electrólitos consumiendo agua según la necesitemos.

Cabe resaltar que niños y ancianos son los primeros en sufrir los efectos de las temperaturas extremas, por lo que hay que tener especial cuidado con ellos. En el caso de los niños, se les debe educar para que entiendan la importancia de consumir agua y, en el caso de los ancianos, puede ser buena idea estar atentos a la cantidad de agua diaria que consumen en verano.

 

 

Cómo mantenerse hidratado cuando hace calor

 

 

Cómo aumentar la hidratación durante el verano

 

El consumo de agua u otros líquidos en una persona adultas con una temperatura corporal y una actividad física moderada debería ser entre 2 y 3 litros al día para mantenerse hidratado. En otras condiciones, como las de los niños y madres embarazadas que dan el pecho, es posible que las cantidades aumenten.

Beber agua no es la única manera de hidratar nuestro cuerpo, ya que a través de los alimentos consumimos aproximadamente 1 litro por día. Es recomendable llevar una alimentación rica en frutas y verduras con alto contenido en agua y aumentar la cantidad que consumimos de estas durante las épocas de calor para mantenerse hidratado.

Para personas ancianas que tengan disfagia, un trastorno común en la vejez que se caracteriza por la dificultad para tragar, puede ser peligroso que beber líquidos. Una manera de mantenerlos hidratados es prepararles zumos con una textura que les facilite la deglución, otra opción pueden ser las gelatinas sin azúcares añadidos, aun que siempre será mejor que consuman productos naturales.

 

 

 

Consejos para mejorar la hidratación

 

 

–       Beber agua durante las comidas

Consumir agua en todas las comidas que realizamos es muy importante, si la incorporamos a todas ellas, minimizamos el riesgo de deshidratación en verano. Es recomendable beber agua con sales minerales incorporadas.

 

 

–       Más frutas y verduras

No hay una mejor manera de reponer líquidos en nuestro cuerpo que consumiendo frutas y verduras frescas. Puedes cortarlas, ponerlas en un tupper y llevarlas contigo al trabajo, a la playa o mientras paseas. Intenta no abusar de los alimentos diuréticos, ya que pueden provocar un efecto contrario y hacer que pierdas líquido más rápido.

 

 

–       Consumir 10 raciones de líquido al día

Como referencia a la cantidad de agua o líquido proveniente de la alimentación puedes utilizar este sistema por raciones: una ración de líquido al día equivale a unos 250 mililitros aproximadamente, un vaso grande de agua.

 

 

–       Mantener las bebidas a la temperatura adecuada

Está comprobado que si mantenemos la bebida demasiado fría o demasiado caliente, tendremos menos ganas de beberla, por lo que se recomienda mantenerlas a una temperatura intermedia.

 

 

–       Bebe agua antes y después de hacer deporte

Muchas personas aprovechan el verano para ponerse en forma y salir a hacer deporte. Ten en cuenta las condiciones de temperatura antes de salir a practicar deporte e hidrata tu cuerpo antes y después de realizar el entrenamiento, tu cuerpo te lo agradecerá.

Disfruta del verano y cuida de tu salud manteniendo una alimentación saludable y rica en agua, vitaminas y minerales.

 

 

Si te ha gustado este post DEJA UN COMENTARIO, estamos deseando hablar contigo e intercambiar ideas.

By | 2021-07-26T07:27:45+00:00 julio 26th, 2021|BLOG, CICLISMO & RUNNING, FITNESS CICLISMO Y RUNNING, Style, Women|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies