Qué debes saber sobre la enfermedad del hígado graso

Por lo general, el hígado contiene algo de grasa. Sin embargo, si se acumula, puede causar enfermedad del hígado graso. Esto significa que el hígado no puede funcionar normalmente.

La enfermedad del hígado graso puede ocurrir cuando hay más del 5 por ciento de grasa en el hígado.

Este artículo cubrirá los síntomas, causas, tratamiento, prevención y más para la enfermedad del hígado graso.

Los médicos a veces llaman a la enfermedad del hígado graso una enfermedad silenciosa. Esto se debe a que es posible que una persona no experimente ningún síntoma, incluso a medida que avanza la enfermedad.

Sin embargo, la enfermedad del hígado graso puede agrandar el hígado. Cuando esto ocurre, puede causar dolor o malestar en la parte superior derecha del abdomen, que es el área entre las caderas y el pecho.

Los primeros síntomas pueden incluir:

  • pérdida de apetito
  • sentirse enfermo o vomitar
  • pérdida de peso
  • cansancio
Tipos de enfermedad del hígado graso

Hay dos tipos de enfermedad del hígado graso: la enfermedad del hígado graso no alcohólico  y la enfermedad del hígado graso alcohólico

-Hígado graso simple

Esto ocurre cuando hay grasa en el hígado, pero poco o ningún daño a las células del hígado.

El hígado graso simple no suele convertirse en una afección médica más grave.

Una persona que ha desarrollado Hígado graso simple tiene inflamación y células hepáticas dañadas, así como grasa en el hígado.

Puede progresar a una afección más grave, como cáncer de hígado o cirrosis.

Enfermedad del hígado graso alcohólico

Las personas que consumen alcohol en exceso pueden desarrollar la enfermedad del hígado graso alcohólico. A medida que el hígado descompone el exceso de alcohol, puede generar sustancias nocivas.

Esto puede resultar en daño e inflamación de las células del hígado.

Esta es la primera etapa de la enfermedad hepática relacionada con el alcohol y, si se deja de consumir alcohol, es posible que se pueda revertir.

La enfermedad del hígado graso alcohólico puede convertirse en hepatitis alcohólica o cirrosis.

Cirrosis

La cirrosis es la etapa más grave de la enfermedad hepática. Por lo general, ocurre cuando el tejido cicatricial reemplaza al tejido hepático sano. Puede provocar insuficiencia hepática.

A medida que avanza la cirrosis, los síntomas pueden incluir:

  • picazón en la piel
  • hematomas o sangrado
  • problemas de memoria y confusión
  • hinchazón en los pies o la parte inferior de las piernas
  • hinchazón
  • ictericia, que es cuando la piel y los ojos de una persona se vuelven amarillos

La cirrosis puede poner en peligro la vida y se debe buscar ayuda médica.

Causas y factores de riesgo:
  • tener sobrepeso y obesidad
  • presión arterial alta
  • diabetes tipo 2
  • síndrome metabólico, que es un grupo de afecciones médicas y características relacionadas con la obesidad
  • resistencia a la insulina

Los niveles altos de grasa en la sangre de una persona, como el colesterol alto y los triglicéridos, también pueden contribuir al riesgo de desarrollar enfermedad del hígado graso.

Los expertos consideran que el nivel de triglicéridos en la sangre es alto si es superior a 150–199 miligramos por decilitro (mg/dL).

Las causas menos comunes de la enfermedad del hígado graso incluyen la infección por hepatitis C, la pérdida de peso rápida y algunos medicamentos.

El consumo excesivo de alcohol provoca la enfermedad del hígado graso alcohólico.

El hígado descompone el alcohol y lo elimina del cuerpo. A medida que el alcohol se descompone, libera toxinas dañinas que pueden dañar las células del hígado y causar inflamación.

Tratamiento

Reducir gradualmente el peso corporal en al menos un 7– 10 por ciento puede mejorar la actividad de la enfermedad.

Sin embargo, perder peso demasiado rápido puede empeorar. Una forma saludable de perder peso gradualmente es con una dieta balanceada y ejercicio regular.

Las personas que padecen la enfermedad del hígado graso alcohólico pueden revertir el daño y la inflamación del hígado o evitar que empeore si no consumen alcohol. Sin embargo, esto no revertirá la cirrosis.

Hay quienes pueden encontrar extremadamente difícil dejar el alcohol, pero un médico les puede aconsejar cómo hacerlo de una manera segura y con apoyo.

Las complicaciones y la enfermedad del hígado graso alcohólico pueden incluir cirrosis e insuficiencia hepática.

La insuficiencia hepática puede requerir un trasplante de hígado.

Prevención y cambios en el estilo de vida

Hacer cambios en el estilo de vida es esencial para tratar la enfermedad del hígado graso.

Los cambios en el estilo de vida pueden incluir:

  • abstenerse del alcohol
  • seguir una dieta balanceada
  • elegir porciones más pequeñas
  • hacer ejercicio regular

Seguir una dieta balanceada y porciones más modestas puede ayudar a alguien a mantener el peso adecuado.

Los alimentos que pueden ayudar a prevenir el desarrollo de hígado graso incluyen ajo, café, puerros, espárragos, alcachofa, diente de león y probióticos. Se deben elegir cereales integrales y comer una amplia variedad de frutas y verduras.

Se debe tratar de evitar los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, carbohidratos refinados o azúcar.

Según los investigadores, los azúcares simples, las carnes rojas, los alimentos procesados y los alimentos bajos en fibra pueden llevar al desarrollo del hígado graso.

También es importante hacer ejercicio con regularidad. Trata de hacer 2.5 horas de ejercicio físico por semana. Esta debe ser una actividad que aumente la frecuencia cardíaca, como dar un paseo en bicicleta.

Mantenerse activo, mantener un peso moderado y beber con moderación pueden ayudar a prevenir la enfermedad del hígado graso.

Enfermedad del hígado graso durante el embarazo

El hígado graso agudo del embarazo es una forma específica de enfermedad del hígado graso.

Alrededor del 3 por ciento de las mujeres embarazadas desarrollarán esta forma de enfermedad del hígado graso.

Los síntomas pueden incluir:

  • dolor de estómago
  • pérdida del apetito
  • cansancio extremo
  • ictericia
  • náusea

Toda mujer embarazada que experimente estos síntomas debe buscar atención médica urgente.

El hígado graso agudo del embarazo puede ser potencialmente mortal, por lo que el diagnóstico y el tratamiento rápidos son esenciales.

 

By | 2021-09-22T16:35:34+00:00 septiembre 22nd, 2021|BLOG|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies